96 3113778
dime@em2comunicacion.com

Profesionalizar la comunicación en centros escolares

Muchos centros escolares en los últimos años se están planteando seriamente la necesidad de profesionalizar su comunicación, como una inversión que les aporta un claro valor añadido: mejora la calidad de su gestión y de los servicios a su comunidad, y pone de manifiesto el deseo y la necesidad de escuchar a sus públicos. Es una realidad que cada vez son más los colegios que realizan ofertas similares en cuanto a modelos educativos, instalaciones, nuevas tecnologías, idiomas, etc., y por ello necesitan identificar mejor sus valores diferenciadores o específicos, dándolos a conocer a través de una imagen bien definida respecto a la competencia. Esto resulta de especial interés si se tiene en cuenta que muchos padres/madres hoy no inscriben a sus hijos necesariamente y de forma automática en el centro más cercano al domicilio familiar, sino que prefieren analizar varios colegios antes de decidir en cuál depositarán su confianza. Por eso, dentro de la “oferta diferenciadora” de la que hablamos, juegan un papel importante los activos intangibles que determinan en gran medida la capacidad que un centro tiene para fidelizar a su gente y conseguir nuevos clientes.

La inversión en una comunicación corporativa profesional pone de manifiesto el deseo sincero que tiene un centro de ser transparente y de escuchar a sus públicos, para satisfacer sus necesidades. Y esta decisión se canaliza habitualmente mediante el desarrollo de una herramienta estratégica denominada “Plan de comunicación”. Por medio de este instrumento, un colegio pone de manifiesto su deseo de manifestar coherencia entre lo que es y lo que hace o dice, mediante la transmisión de información a sus públicos y la invitación a recibir de ellos un feedback verdadero. No podemos perder de vista que hoy TODO comunica, e incluso la decisión de comunicar poco o el hecho de hacerlo sin coherencia o profesionalidad, está ya diciendo algo de uno mismo.

El Plan de comunicación de un centro escolar debería atender a los siguientes aspectos:

• En primer lugar, al centro le interesa realizar una investigación sobre cómo se encuentra situada la propia marca en el sector y conocer su imagen real (off y on line) para saber si se adecua con su identidad e imagen deseada: analizar qué dicen de nosotros, qué percepción se tiene del centro, del sistema educativo, el equipo docente, las instalaciones, etc.
• Partiendo de lo anterior, se formularán unos objetivos determinados, entre los que se pueden encontrar: mejorar la formulación del ideario del centro; favorecer el conocimiento y la información sobre los proyectos y actividades entre los públicos de interés; fomentar el orgullo de pertenencia al proyecto del centro entre los profesores, alumnos, padres, etc.; incrementar la presencia en los medios de comunicación; promover la relación con las autoridades académicas e institucionales; y medir el resultado de las acciones  emprendidas.
• Es importante a la par determinar cuáles son los públicos actuales y potenciales (internos, intermedios y externos) a los que se desea llegar, sin cerrarse al entorno más próximo e inmediato.
• También se seleccionarán los canales y herramientas comunicativas que se van a utilizar, para configurarlas y gestionarlas de acuerdo con la propia identidad e imagen corporativa: correspondencia escrita, emails, página web, boletín informativo y/o newsletter, blogs, redes sociales, etc.
• Planificar un calendario de ejecución en el que se determinen los tiempos y tareas a realizar.
• Asegurar la privacidad y protección de datos requerida para cada una de las tareas y canales que se van a desarrollar.
• Prever un sistema de evaluación de los objetivos y resultados esperados.

Con el fin de que todo lo señalado sea eficaz, es importante decidir en manos de quién se va a poner la dirección de comunicación del centro (interna o externamente) para conseguir sintonía a todos los niveles y que exista una continuidad en la ejecución del Plan y sus objetivos. Es importante que esta dirección de comunicación esté en constante relación con la dirección del centro (e incluso tenga su sitio en el organigrama, lo más próximo posible a la dirección), pues en definitiva su papel es trabajar al servicio de los objetivos estratégicos del mismo.

Finalmente, y para que la comunicación de un centro escolar sea eficaz y rentable, es importante conseguir un nivel de compromiso e implicación entre los diferentes miembros que participan en todo el proceso, pues sin el convencimiento y la colaboración de todos resultaría imposible desarrollar los objetivos con constancia, de manera completa y duradera. En esta línea, una acción de gran interés consiste en transmitir a todos los agentes de la comunidad educativa el Plan de comunicación del centro, con el fin de conseguir una identificación y participación plena en la ejecución del mismo.

Deja un comentario

17 − Diez =